Cómo el internet de las cosas está cambiando la banca

Cuando hablamos del Internet de las cosas estamos ante una de las mayores transformaciones tecnológicas del presente y del futuro. Tanto es así que realmente se habla de una segunda revolución digital, que por supuesto también alcanza a la banca. Veamos como el Internet de las cosas está cambiando y cambiará la banca para siempre.

internet de las cosas fintech

La previsión de dispositivos inteligentes conectados en el año 2020, incluyendo el smartphone, relojes inteligentes y wearables, se acerca a la extraordinaria cifra de 25.000 millones de dispositivos. Esto, sin duda, nos da la medida de la importancia que la conectividad posee ya hoy en día iba a proceder a corto plazo.

Se puede perfectamente preveer un escenario a corto plazo en el que como usuarios estaremos rodeados de dispositivos conectados en todos los ámbitos, desde lo laboral hasta lo personal, los viajes, el ocio… Se supone que el Internet de las cosas en su máxima expresión nos ayudará como usuarios a ahorrar tiempo, a ser más eficientes en nuestro trabajo, a conducir con más seguridad, a elegir mejor el ocio y a vivir de manera más saludable y activa entre otras muchas cosas.

Obviamente la oportunidad de negocio es simplemente impensable por lo elevada aún hoy en día. Algunos sectores, como la industria aseguradora, se han convertido en pioneros en adoptar los beneficios de la innovación del Internet de las cosas. El sector asegurador ha entendido rápidamente las oportunidades de desarrollar nuevas formas de usar datos obtenidos en las tecnologías de los vehículos para gestionar el riesgo de manera mucho más precisa, valiosa y realista.

Fintech e internet de las cosas

Es evidente que la industria bancaria no puede quedarse al margen de todo esto. Las Fintech ya han comenzado a explorar las posibilidades que el Internet de las cosas puede proporcionar a la innovación bancaria, y que, probablemente, puede situar ésta en el siguiente nivel.

La conectividad entre máquinas permite la recopilación masiva y el intercambio de información de sensores y dispositivos, esto sin duda abre grandes oportunidades para el sector financiero. Éstos datos pueden permitir analizar mucho mejor los deseos y las demandas del usuario, y, por tanto, redundar en una oferta de servicios financieros mucho más personalizada, con asesoramiento específico y orientada en el contexto real de la demanda, algo que aún hoy en día resulta relativamente complejo para la banca desde el punto de vista de la automatización.

Los servicios financieros podrán basarse en las tecnologías de Internet de las cosas para crear bonificaciones y valores añadidos más atractivos ubicados en el contexto del cliente, o para generar oportunidades de venta cruzada mucho más personalizadas y realistas que en la actualidad.

¿El principio del fin de las contraseñas tradicionales en los servicios financieros?

iot bancos

A la vez, el uso de la conectividad a través de los dispositivos puede proporcionar a las Fintech un marco de innovación y mejora evidente de la gestión de riesgo, potencial elemento de reducción de costos muy valorable y una puerta abierta a la mejora de la eficiencia general.

Desde el punto de vista de las empresas el acceso a una visión mucho más holística de las finanzas en cualquier momento será una opción muy valorada. Además,  los servicios financieros podrán ofrecer productos y soluciones mucho más adaptados para las empresas que podrán tomar las mejores decisiones financieras en cada momento.

La mayor cantidad de datos disponibles en tiempo real permitirá la tomar mejores decisiones comerciales basadas en datos de riesgo financiero mucho más precisos. Hay que tener en cuenta que esta información abarcará cuestiones tradicionales como datos financieros, datos sobre propiedades, pero también otro tipo de informaciones sensibles para la elaboración de los perfiles de riesgo como los datos personales de los medios sociales, los hábitos de gasto, los comportamientos de crédito…

La posibilidad de ir por delante en la innovación financiera

La construcción de la innovación financiera suelen relacionarse de manera directa con el análisis de la demanda del usuario y la suma de los avances tecnológicos. El Internet de las cosas a modificar esta ecuación de manera sensible.

El banco, gracias al manejo de datos en tiempo real mucho más precisos, va a ser capaz de entender mucho mejor la evolución de la demanda del usuario. Esto no sólo se traduce como hemos visto mejores propuestas del producto o mejoras comerciales, sino también en la posibilidad de adelantarse a las tendencias de mercado y a la demanda de innovación.

Tenemos un ejemplo de todo esto, entre otras muchas cosas, en la aplicación útil de los sensores biométricos y posicionales. Estas herramientas ayudarán a los bancos a realizar un seguimiento del rendimiento del individuo, pero, también del seguimiento de los sentidos, del control de calidad de la fabricación, de la mejora de los procesos y los ritmos de trabajo… Es muy probable que en un futuro no muy lejano sean los bancos los que mejor utilice este flujo de datos generado por el Internet de las cosas para la toma de decisiones tan importantes como los préstamos comerciales. Debemos imaginarnos un escenario en el que el análisis de riesgo se basa en el pulso real financiero de un usuario o de una empresa, analizado a tiempo real y con muchos más parámetros de análisis que en la actualidad.

fintech

Nuevos desafíos de seguridad para los bancos en la era del Internet de las cosas

No es en absoluto descabellado afirmar que en la próxima década el sector financiero verá enormes cambios en lo relativo a la aplicación del Internet de las cosas que también irán relacionados con los nuevos desafíos de seguridad.

Es muy importante tener en cuenta la necesidad de asegurar que toda la experiencia de conectividad se la banca resulte segura ya que esto es vital para ganar la confianza del cliente tanto minorista como de empresa.

El manejo de un volumen muy elevado de información y datos, mucho mayor que en la actualidad, obliga a que los servicios financieros del futuro se plantea la necesidad de añadir capas de seguridad a través de todo el ecosistema de Internet de las cosas, desde los propios dispositivos que se utilizan a través de la red como aquellos que se distribuyen a través de la nube.

Hay que tener en cuenta que la ciudad delincuencia tendrá más oportunidades de actuar ya que existirán más puntos de entrada y dispositivos conectados a la red, todo ello significa que para que los servicios financieros pueda alcanzar un nivel alto de plenitud en el uso del Internet de las cosas como hemos desarrollado, la construcción de la seguridad desde el punto inicial, a todos los niveles, es básica.

Post Comment

Shares