El futuro de los chatbots en los servicios financieros tecnológicos

La presencia de los chatbots ya es asumida de manera natural por el usuario en diversos ámbitos de nuestra vida cotidiana. En las últimas décadas ha pasado a ser de asistentes virtuales, como filtro telefónico, a cada vez en mayor medida auténticos agentes de atención al usuario. Éste ha sido un largo camino al que le queda sin duda a un recorrido muy interesante en los próximos años.

CHATBOT

El chatbot hasta hoy

Pocas veces, en la vorágine de la evolución tecnológica, nos damos cuenta que muchos de los avances relevantes del presente tiene que ver con desarrollos incipientes del pasado. En el caso de los asistentes virtuales debemos remontarnos de manera práctica mediada la década de los 60 del pasado siglo, donde, de la mano de Joseph Weizenbaum, apareció que se considera el primer programa de Chatbot de la historia: Eliza.

Este programa fue diseñado para tratar de simular una conversación usando para ello la metodología de sustituir patrones de forma que el programa, con sus respuestas podría parecer entender lo que la persona preguntaba.

Desde entonces hasta hoy estos asistentes virtuales han sido capaces de proporcionar cada vez en mayor medida un sentido para el usuario no sólo indicando direcciones o pasos a seguir, sino también explicando y haciendo comprender mensajes.

Durante el proceso nos hemos encontrado con una evolución tal vez más lenta que otros campos, pero muy eficaz. Desde los comienzos a principios del presente siglo del uso de asistentes virtuales con conversación para la venta al por menor, a base de preguntas y respuestas simples, hasta en la actualidad los chatbots capaces de gestionar la atención al usuario en diferentes entornos de manera solvente y eficaz.

Cómo funcionan los chatbots en la actualidad

Es muy importante, para poder entender la posible evolución en esta área, comprender cómo funcionan hoy en día los Chatbots. En la actualidad estos asistentes son capaces de comprender lo que el usuario dice generalmente a través de procesadores de lenguaje, éstos son programas diseñados para adjudicar determinados significados a palabras habladas o escritas.

La superespecialización hace que muchos de estos asistentes virtuales utilizan software de sistemas expertos, especializados y capacitados para tomar decisiones concretas que tomaría un humano experto, siempre ante el mensaje procesado asociado. Esto se logra haciendo que la respuesta a una pregunta surja de un conjunto limitado de información específica.

Entendiendo lo anterior es fácil comprender dónde están los verdaderos retos en el avance de un modelo de relación con el usuario tan importante para el futuro. Si la primera respuesta en la posibilidad de aprendizaje profundo del asistente, es decir en el acceso a grandes conjuntos de datos que le permitan realizar predicciones más amplias y también posee un rango de respuestas más amplio y afinado ante las preguntas del cliente.

Por supuesto lo anterior va a tener que ver con uno de los grandes desafíos en general de la tecnología para el futuro, la gestión del acceso y recuperación de datos al que nos hemos referido últimamente en gran cantidad de ocasiones debido a la importancia que este aspecto posee el centro de los servicios financieros tecnológicos.

CHATBOT FINTECH

Claro que existen otros condicionantes que van a tener mucha influencia como la propia psicología del individuo a la hora de interactuar con el asistente virtual, hay que valorar cada vez más profundamente como la propia personalidad individual se integrará experiencia de uso.

El siguiente gran reto será la incorporación de una inteligencia artificial abierta. Este sin duda es el paso más complejo visto desde la perspectiva de la tecnología actual. En cuenta que esta nueva tecnología va a tener necesariamente que poseen una conversación única entendiendo todo lo que se dice, incluyendo los matices y aun así proporcionando respuestas inteligentes como los proporcionaría un humano, también acudiendo a los matices. La complejidad del lenguaje humano en sus expresiones es probablemente uno de los retos más serios para incorporar una inteligencia artificial eficaz a medio plazo.

El futuro de los chatbots

La importancia de los Chatbots no sólo en las fintech sino también en cualquier ámbito productivo y relacional va a ser excepcional en las próximas décadas.

En la actualidad probablemente sea una de las áreas de investigación tecnológica más candentes. Cada vez vamos a asistir a un mayor número de pruebas e incorporaciones de este tipo de aplicaciones. En algunos casos asistiremos a sonoros fracasos, no cabe duda de ello, pero causados en mayor medida por la aceptabilidad o no del uso de estos asistentes virtuales hoy en día, que por la propia respuesta que ellos sean capaces de generar.

La pregunta clave del asunto, aquella que nos interroga sobre si una asistente virtual para poder estar a la altura de la expectativa del usuario no tiene aún una respuesta temporal. Es decir, cabe poca duda que en un futuro no muy lejano esto va a ser real: un usuario podrá tener una conversación comercial, técnica o informativa con una asistente virtual con el mismo grado de comunicación que si la tuviera con un ser humano. Lo que aún no está claro es el momento en el que vamos a asistir a este gran despliegue de inteligencia artificial.

Fíjese el lector en la evolución del campo de la inteligencia artificial en los últimos 50, sin ninguna duda los mayores éxitos se encuentran en aquellos algoritmos que comenzaron con inteligencia artificial, que se desarrollaron como investigación y que ni siquiera se llegaron a pensar, la cita de inteligencia artificial: las búsquedas en navegador es un buen ejemplo de todo esto.

Todo lo anterior nos lleva a una afirmación que puede parecer un poco futurista pero que poseen muchos visos de realidad: en no más de una década no pensaremos en los asistentes virtuales de voz como una tecnología en sí misma sino como un aspecto más de las aplicaciones o nuevas tecnologías que están por llegar.

Related posts

Leave a Comment

Shares