¿El principio del fin de las contraseñas tradicionales en los servicios financieros?

Hay muchos elementos en cuestión dentro de la transición de los servicios financieros tradicionales los nuevos servicios financieros. Uno de estos elementos sin duda es el de los procesos de autentificación de clientes.

CONTRASEÑAS SERVICIOS FINANCIEROS

La evolución de las contraseñas, sobre todo en el apartado de las operaciones presenciales, es uno de esos caminos emprendidos y ya irrenunciables que ha acometido el sector financiero. Hemos pasado de las clásicas contraseñas en cuatro caracteres y las preguntas de seguridad, a un espectro de posibilidades cada vez más amplio y versátil.

Tanto la biometría como la analítica conductual están modificando las aplicaciones bancarias, en cuanto a acceso, para siempre. Desde los primeros procesos de utilización de reconocimiento de voz, donde la voz se convierte en una auténtica contraseña, hasta la autentificación de huellas dactilares, son caminos ya emprendidos y en algunos casos puestos en marcha de manera exitosa.

Ganadores de los Spanish FinTech Awards 2017

Un buen ejemplo de todo esto lo tenemos en el reciente anuncio de US Bank que por boca de su jefe de seguridad información anunciada vocación de la entidad para 2017 de eliminar las contraseñas tradicionales de manera total en los procesos de inicio de sesión.

Pero más allá incluso de lo que hemos citado se abren puertas innovadoras verdaderamente interesantes como la opción de reconocimiento facial que pueda convertirse en el inicio de otras alternativas. No se trata el principio de eliminar de manera radical las contraseñas tradicionales, pero sí de poder ofrecer al usuario alternativas a la hora del acceso a los servicios.

En el fondo lo que subyace, del mismo modo que en todos los procesos de innovación en los servicios financieros, es la necesidad de la banca tradicional (y las FinTech) por mantenerse a la cabeza de la innovación. Buscar cada vez más la mejora de la experiencia del usuario y proporcionar a este un entorno de usabilidad rico, sencillo, seguro y que permita tomas de decisiones en tiempo real con alternativas variadas.

Probablemente aún convivamos un tiempo con las contraseñas tradicionales, pero, de lo que no cabe duda es que estamos en el principio del fin de este modelo de identificación que se está quedando atrás en la vorágine evolutiva de los servicios financieros.

Post Comment

Shares