Adyen obtiene licencia para operar como banco en España

Consulta de bancos actuales registrados en Banco de España

*Datos actualizados 20 nov.

Noticia de Expansión

La ‘fintech’ de Uber, Facebook y Netflix ha abierto una sucursal española. Podrá captar depósitos, dar préstamos y emitir tarjetas, entre otros servicios.

El grupo multinacional Adyen, uno de los gigantes mundiales en tecnologías de medios de pago digitales, se prepara para una posible ampliación de sus actividades o incluso una entrada en el mercado bancario español. La compañía, una fintech de matriz holandesa especializada en proporcionar plataformas de pago para grandes empresas como Uber, Facebook, Microsoft, Netflix o Spotify, entre otros, acaba de obtener la licencia para operar, tal y como consta en el registro oficial de entidades del Banco de España.

Aunque el grupo tiene presencia en España desde 2013, no ha sido hasta hace unas semanas que ha obtenido los permisos para competir como banco. La sucursal dedicada a una actividad puramente bancaria de Adyen comenzó su andadura en suelo español el pasado mes de septiembre, a través de su inscripción en el Boletín Oficial del Registro Mercantil (Borme). La compañía ha obtenido permiso posteriormente por parte del supervisor bancario español para desarrollar un amplio abanico de servicios bancarios y financieros.

La obtención de la licencia bancaria española, conseguida apenas dos meses antes de que entre en vigor la directiva PSD2 (que obligará a los bancos a facilitar los datos a terceros) es una extensión de la licencia ya obtenida por Adyen hace unos meses por parte del supervisor holandés. La normativa comunitaria permite obtener una ficha de ámbito genérico paneuropeo con la que pueden desarrollar sus actividades en toda la zona euro.

Según su ficha oficial española, la sucursal de Adyen podría dedicarse, entre otras actividades propias de los bancos, a la captación de depósitos y otros fondos reembolsables, a la concesión de préstamos, a los servicios de pago y a la emisión de otros medios de pago tales como tarjetas de crédito, cheques de viaje o cheques bancarios.

¿Piensa esta fintech dedicarse a la banca en España? La compañía, oficialmente, señala que aspira a poder controlar todos los pagos de sus clientes para poder ofrecerles los mejores resultados. “Y la única forma para estar seguros de esto es gestionar el flujo de principio a fin. Esto incluye la puerta de entrada multicanal, la gestión del riesgo, el procesamiento, la captación y la liquidación”, según señala Dagmar van Ravenswaay, directora de Asuntos Regulatorios de Adyen, que sin embargo apunta a que siguen siendo todavía demasiado dependientes de los bancos en las fases finales de las transacciones, en especial en la liquidación.

Desde Adyen consideran que las infraestructuras de los bancos tradicionales son obsoletas, por lo que creen que con una licencia bancaria “podremos hacernos cargo de la fase final, que proporcionará tiempos de liquidación más rápidos, más automatización y una mayor estabilidad. Por eso tenía sentido dar este paso”, añade Van Ravenswaay, en relación a la posibilidad de convertirse en un banco.

Más de 90.000 millones en transacciones

Adyen no solo trabaja con buena parte de las mayores empresas tecnológicas y de e-commercea nivel mundial, «incluyendo a ocho de las diez empresas estadounidenses más grandes de Internet», según destaca la propia compañía. Esta movilizó en 2016 más de 90.000 millones de dólares en transacciones electrónicas a través de móvil, Internet u otros dispositivos, y da servicio a más de 4.500 empresas a nivel mundial.

«Muchas de las mayores empresas del mundo confían en Adyen para manejar sus transacciones y el crecimiento que hemos registrado es un signo de que los negocios globales están demandando una mejor plataforma de pago», explica en una nota Pieter van der Does, confundador y consejero delegado de la corporación, que destaca la capacidad de Adyen de permitir una experiencia de compra «sin costuras» a través de distintos canales (más de 200) pero con un único sistema.

La compañía holandesa, cuyos ingresos crecieron el pasado año un 99%, hasta superar los 727 millones de euros, es ya una de las mayores y más rentables fintech europeas (cada empleado genera unos 1,4 millones de dólares de negocio) y está tratando de expandir sus actividades con el objetivo de poder dejar de depender de los bancos para prestar sus servicios.

Más información 

Related posts

Leave a Comment

Shares